Un detalle para el Día de la Madre - Balnearios de Aragón
895
post-template-default,single,single-post,postid-895,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Un detalle para el Día de la Madre

29 Abr Un detalle para el Día de la Madre

Mamas

Se acerca el fin de semana y ya entra el mes de mayo. El día 1, además de ofrecernos la posibilidad de juntar algunos días de vacaciones, invita a reivindicar los derechos de los trabajadores, en el Día Internacional del Trabajo. Aquí ya nos adelantamos a recordar esta festividad la semana pasada. Este año, estos mismos días, para algunos ‘puente festivo’, incluyen otro día especial: el Día de la Madre.

Hace algunas décadas, este homenaje a las mamás estaba muy vinculada a la festividad religiosa de la Inmaculada Concepción, en diciembre. Ahora, reubicada en el calendario en plena primavera, llega el momento de celebrar la vida que tenemos con quien nos lo ha dado todo. Los tópicos mantienen cierta base en la realidad. Por eso decimos que “madre no hay más que una” o que “una madre es insustituible”.

Desde el mismo momento en que ella, y solo ella, puede acogernos en su seno se cumple ese “es insustituible”. Pero eso solo es el principio y la mamá es quien se ocupa de todo lo que necesita su bebé, su niño o niña, ese/esa al que se niega a ver crecer. Incluso cuando nuestra edad alcanza el límite en que podemos bastarnos por nosotros mismos, ella sigue ahí, apoyando cualquier decisión por muy descabellada que sea.

Así que, por muy descabellado que nos parezca, cualquier cosa que hagamos por ella será poco. Los pequeños detalles se convierten en los más apreciados por nuestra madre. Y cuando llega el primer domingo de mayo, qué menos que un pequeño detalle. Sí, puede que muchos piensen que esta fecha se ha convertido en una excusa comercial más para el consumo sin cabeza. Es posible. Pero, como decíamos, cualquier pequeño detalle es significativo para las mamás. Y aunque el año nos regala 365 días para sorprenderlas, no está de más reservar una jornada, en este mes de las flores, para acordarnos de la flor que nos dio la vida. Muchas dirán que no, que no necesitan ningún regalo de sus hijos para celebrar el Día de la Madre. Pero lo esperan. Así que, mejor, no las decepcionaremos. Porque ellas siempre están ahí.

¡Feliz semana!

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.