Una visita al Balneario de La Virgen - Balnearios de Aragón
912
post-template-default,single,single-post,postid-912,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Una visita al Balneario de La Virgen

27 May Una visita al Balneario de La Virgen

Hoy por hoy, la ciencia es el dios que todo lo puede explicar. Y si para algo falta explicación, los investigadores están en ello, a pesar de su habitual queja de falta de fondos para ello. La química, por ejemplo, nos habla de los elementos que componen la naturaleza y cómo sus combinaciones están presentes en todo. Una ciencia desconocida para muchos que lleva a la ignorancia de, por ejemplo, conocer cuál es la composición de las aguas mineralizadas y sus beneficios.

De hecho, en uno de los balnearios más antiguos de España, las propiedades de sus aguas termales se atribuían en la Edad Media a la Virgen de Xaraba. Dicho el nombre de la divinidad, no necesitamos ocultar más que hablamos del Balneario de la Virgen, en la localidad zaragozana de Jaraba. Su historia se remonta, así, al medievo, cuando ya se conocía una piscina natural adonde llegaban las aguas calientes del río Mesa.

En este entorno, en el de los Cañones del Río Mesa, estas aguas termales se llamaron ‘Aguas de las Ninfas’ y los romanos ya las conocieron y utilizaron. Bicarbonatadas, sulfatadas, cálcico-magnésicas, litínicas, ligeramente radioactivas, acrotermas. Estas son las características que hacen de las aguas del Balneario de La Virgen un lugar único que bien merece una visita.

En torno al lago, a la piscina natural que hemos mencionado, existe desde el año1828 un completo centro termal que incluye un hotel y numerosas posibilidades de ocio. De este modo, el establecimiento hotelero cuenta con restaurante, salones de lectura, televisión, juegos y reuniones, gimnasio, capilla y tienda de regalos.

En el balneario cuentan con un médico, un fisioterapeuta y un masajista, que orientan a los huéspedes en la elección del mejor tratamiento, bien sea de hidroterapia o fisioterapia, bien de cosmética o estética. Baño de burbujas o de algas, duchas circulares, sauna, tratamientos de barro, oliva o chocolate, gimnasia pasiva… Son solo algunas de las muchas posibilidades del Balneario de La Virgen.

Y si, además de los tratamientos, añadimos un recorrido por el entorno, la escapada será redonda. No en vano, el centro termal se encuentra enmarcado en un abrupto paraje, rodeado de vegetación y muy cerca (a 19 kilómetros) de una joya de la naturaleza en la provincia de Zaragoza: el Monasterio de Piedra.

¿No conocéis la zona? Pues buscad una fecha y acercaros. ¡Feliz semana!

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.