Conoce el entorno del Balneario de Ariño - Balnearios de Aragón
1084
post-template-default,single,single-post,postid-1084,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Conoce el entorno del Balneario de Ariño

30 Mar Conoce el entorno del Balneario de Ariño

Balneario Ariño

 

Acudir a un balneario puede ser la excusa perfecta para conocer una zona y descubrir un nuevo entorno. El último centro termal que abrió en la comunidad aragonesa se encuentra en Teruel; en concreto, en el Bajo Aragón histórico. Se trata del Balneario de Ariño, que aprovecha el que ya era uno de los atractivos del municipio, sus Baños, unos manantiales que surgen a dos kilómetros del núcleo urbano, en la margen izquierda del río Martín, desde donde brotan a 22 grados centígrados en temperatura constante.

Precisamente el río Martín protagoniza uno de los lugares imprescindibles de la zona, con su Parque Cultural que incluye el Centro de Interpretación del Arte Rupestre. El pueblo de Ariño queda enmarcado en la confluencia de este río con su afluente el Escuriza, al pie de la Sierra de Arcos. Un entorno declarado Zona de Especial Protección para las Aves. Naturaleza y patrimonio milenario que incluye bosques de pintos y plantas autóctonas e icnitas o huellas de dinosaurios.

Estas últimas conforman una de las sedes del Territorio Dinópolis que ocupa varios puntos de la provincia. En concreto, de la denominada Valcaria; un centro para conocer la fauna y vegetación de hace 111 millones de años a través de reconstrucciones. Por otra parte, el Centro de Interpretación de Arte Rupestre ‘Antonio Beltrán’, con una exposición dedicada a las pinturas rupestres del entorno del río Martín, datadas entre el Paleolítico y el Neolítico.

La cultura también se puede palpar en el patrimonio del propio núcleo urbano de Ariño, en el que se distinguen perfectamente la zona baja o poblado minero y el pueblo antiguo, cuyas calles estrechas se distribuyen sobre la ladera. Entre ellas, no hay que dejar de visitar la iglesia parroquial de San Salvador, del siglo XVIII, y muy especialmente la torre, del siglo XVII y declarada Bien de Interés Cultural. Además, quedan vestigios del castillo del siglo XII.

Un último apartado para comentar los momentos festivos que pueden ser buenas fechas para visitar esta zona de Teruel. De cara a este verano, hay que apuntar la semana del 14 al 18 de agosto, cuando se celebran las fiestas patronales de San Salvador y San Roque. Recién concluida, habrá que tener en cuenta Ariño para disfrutar de la Semana Santa turolense, pues el pueblo se ubica muy cerca de la conocida Ruta del Tambor y el Bombo, disfrutando del estruendo que levantan entre Jueves y Viernes Santo, a la vez que de la tranquilidad de no alojarse en el epicentro de esta fiesta declarada de Interés Turístico Internacional. Cabe recordar que las poblaciones que conforman esta ruta son Albalate del Arzobispo, Alcañiz, Alcorisa, Andorra, Calanda, Híjar, La Puebla de Híjar, Samper de Calanda y Urrea de Gaén.

¿Os animáis a visitar esta zona de Ariño? Seguro que descubrís un entorno único. ¡Feliz semana!

No hay comentarios

Deje un comentario