Balnearios de Sicilia y Serón. Sus aguas y tratamientos - Balnearios de Aragón
1071
post-template-default,single,single-post,postid-1071,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Balnearios de Sicilia y Serón. Sus aguas y tratamientos

02 Mar Balnearios de Sicilia y Serón. Sus aguas y tratamientos

piscina Seron 2

 

El agua constituye el mayor tesoro de un balneario. Sin ella, con sus propiedades específicas, no cabría un centro termal, constituido en torno a su manantial o manantiales. Es la única manera de aprovechar las mencionadas propiedades, que confieren al agua la posibilidad de desarrollar tratamientos beneficiosos para la salud. Así que, en Balnearios de Aragón, nos hemos propuesto dar a conocer cómo son las aguas termales de esta comunidad autónoma, aprovechada en diez centros diferentes con tratamientos médicos y estéticos. Comenzamos esta serie con dos de ellos: Sicilia y Serón.

Estos dos balnearios conforman un conjunto que aprovechan manantiales muy cercanos entre sí en la localidad de Jaraba, en Zaragoza. Manantiales junto al río Mesa que emanan aguas a una temperatura constante de 34 grados centígrados, caracterizadas por ser oligometálicas. Esto significa que las concentraciones de minerales son muy débiles, lo que no implica pocas propiedades; al contrario, contienen componentes específicos activos de gran valor. En Sicilia y Serón, los minerales que componen sus aguas son calcio, magnesio y bicarbonato. Además, son ligeramente radioactivas.

Aguas aprovechadas ya por los romanos y redescubiertas en un momento en el que hubo un gran auge de los balnearios, en el siglo XIX. Así, Manuel Sicilia localizó hace unos 150 años un manantial cuyas aguas fueron declaradas de utilidad pública en 1860. Con propiedad familiar, el centro adquirió el cercano balneario de Serón en 1988.

Tras este breve apunte histórico, nos centramos en las propiedades de las aguas oligometálicas de los balnearios de Sicilia y Serón. Su principal beneficio se deriva de sus propiedades diuréticas, especialmente indicadas a las personas con hipertensión o que estén llevando a cabo una dieta. De hecho, en Serón, se utilizan como aguas de mesa.

El equipo médico de estos centros termales recomiendan, además, tratamientos para los riñones y vías urinarias, los músculos y huesos (artrosis, osteoporosis y reumatismos como artritis), las vías respiratorias (catarros de repetición, bronquitis y sinusitis crónicas, asma bronquial y faringitis)y la circulación periférica (varices o insuficiencia venosa). Las aguas de Sicilia y Serón también se utilizan para preparar fangos para tratamientos de belleza y relax.

Con todo ello, el abanico de tratamientos a los que se pueden someter los visitantes a estos dos balnearios zaragozanos es amplio. Quienes solo deseen encontrar en Sicilia o Serón el descanso y el relax pueden someterse a un masaje, si bien esta técnica se aplica para aliviar contracturas, efectuar drenajes linfáticos o tratar diferentes trastornos musculares. En cualquier caso, serán practicados por fisioterapeutas, osteópatas o quiromasajistas.

Otros tratamientos incluyen circuitos con baños de burbujas, chorros termales, ducha circular, inhalaciones, maniluvios y pediluvios, sauna, peeling y nebulizaciones. Todo un mundo en el que hay que dejarse aconsejar por el equipo médico de estos dos balnearios para que la experiencia en Sicilia o Serón se convierta en un hito inolvidable.

¡Feliz semana!

No hay comentarios

Deje un comentario